3/01/2021

Las faltas de ortografía

El otro día subí un reel a mi Instagram sobre las faltas de ortografía. Spoiler: las odio. En serio, sacan lo peor de mí. Y mirad que soy riquiña en general, pero ponme un texto con cualquier tipo de falta ortográfica y me transformo.

Esta soy yo cuando veo faltas. Y ojo, aquí salgo favorecida.

A ver, supongo que un poco será deformación profesional. Recordad que soy profe y que en las clases de lengua me dedico a buscar faltas. Pero creo que, aunque no lo fuera, nunca permitiría que un texto autopublicado (o publicado con editorial, me da igual) las tuviera.

Y aquí abro debate: creo que algunos autores autopublicados hacen mucho daño a otros al pasarse la corrección por donde yo os diga. ¿Qué opináis vosotros?

Me refiero a que si tú como lector compras un par de novelas que no han pasado por una corrección profesional y descubres que están plagadas de faltas de ortografía, ¿te arriesgarías a comprar una tercera sabiendo que te encontrarás lo mismo? Porque a mí, desde luego, me cuesta. Y mucho.

Yo leo autopublicados. Me he propuesto leer uno al mes, mínimo. Tengo una lista en la que anoto a los autores que descubro y sus novelas para que no se me olviden los títulos. Sin embargo, yo lo hago porque soy autopublicada y sé el apoyo que necesitamos. Pero es comprensible que un lector que no conoce nada de este mundo pase de nosotros tras una mala experiencia.

Yo entiendo que la corrección cuesta dinero. Y si es buena, cuesta bastante dinero (la corrección de mi primera novela rondó los mil euros). Pero creo que es el paso más importante de la publicación. Si vas a vender un producto, lo mínimo es que este tenga buena calidad, ¿no?


Invoquemos todos juntos al dios del dinero y lo mismo conseguimos algo.

Que sigo entendiendo que es caro. Pero digo yo otra cosa: si sabes que tu texto no está corregido y que si lo lanzas a la venta te arriesgas a que quien lo lea deje una mala reseña (y que eso lleve a que tus ventas desciendan), ¿no te compensa ahorrar para pagar la corrección y garantizarte un buen resultado final?

El proyecto Kaynta (que será mi segunda novela) podría haber salido a la venta hace unos meses. Pero no pudo ser porque soy pobre y en aquel momento no podía pagar la corrección.

Ahora sigo siendo pobre pero he ahorrado lo suficiente como para pagarle a mi correctora. ¿Me da rabia porque me puede el ansia por sacar mi nueva novela a la venta? Por supuesto. Pero me merece más la pena esperar.

Me he ido un poco por la tangente. Porque yo venía a presentaros mi nuevo taller: el taller de ortografía.

Este taller NO sustituye a la corrección profesional, pero sí que ayuda a presentar un borrador final con un poquito más de nivel.

¿Qué te encontrarás en él? Pues no es un manual de ortografía como los que teníamos en el cole. Pa qué, si seguro que a esos no les hacíais caso.


Vosotros cuando el profe se ponía a hablar de ortografía.

Este taller es un manual con aquellos errores ortográficos que el procesador de textos puede no detectar. Además, está centrado en los fallos más comunes que me he encontrado al leer novelas autopublicadas, por lo que me he basado en lo que he visto que se nos complica más a los escritores (sí, hay un tema entero dedicado a las rayas de los diálogos).

Si te haces con él, te enviaré las instrucciones de descarga para que puedas recibir los documentos.

¿LOS documentos?

Sí, porque son varios. En concreto, tres. El primero contiene toda la teoría que necesitas aprender para evitar los errores más comunes.

El segundo es un cuadernillo de ejercicios para que pongas a prueba lo que has aprendido.

El último, un solucionario con las respuestas de los ejercicios.

Ea, me lo he currado, ¿eh? Pues aparte de ser un contenido superinteresante lo he puesto baratito. Así, si invertís también en la corrección profesional, no os quemará tanto el bolsillo (o la tarjeta de crédito o la cuenta de PayPal).

Venga, echadle un vistazo y me contáis. Pero antes, una cosilla, ¿creéis que exagero con las faltas de ortografía o a vosotros también os chirrían?

No hay comentarios:

Publicar un comentario